El mal llamado entorno 2.0, invita a construir estos entornos, ya que el el consumidor quien consume y mantiene los espacios digitales. Como consume y mantiene las marcas. En realidad no es tan diferente, tan solo tenemos que cambiar el paradigma de que al público le interesan nuestros mensajes, por el que al público le interesan otros asuntos mas allá de las marcas. Son estas las que tienen que descubrir quienes son en realidad, a que conversaciones se les vincula y ser parte activa de estas, aportando valor en forma de contenidos.