nuestra verdadera obligación es la innovación. Tenemos la responsabilidad moral, de investigar, de aprender, de adelantar y de ofrecer todo aquello que nuestros anunciantes aún no son capaces de ver. Están muy ocupados haciendo lo que mejor saben hacer; cuidar de sus marcas. Nosotros tenemos que estar mas ocupados que ellos cuidando ya no solo lo que se dirá de ellas, si no como, donde y por quien…

la salud condiciona nuestra vidas. Pero nos guste o no, las marcas condicionan la salud. El nuestro no es un oficio cualquiera, tenemos una gran responsabilidad a nuestras espaldas. Lo que hagamos y digamos, junto con los anunciantes, determinará de forma clara lo que el colectivo médico decidirá a la hora de recetar un tratamiento a uno de sus pacientes. Lo que hagamos y digamos hoy en día junto con los anunciantes y el colectivo médico, condicionará de forma clara, las inquietudes y miedos de los pacientes a la hora de hablar con sus médicos