Agencias Independientes en salud.

llevo 23 años trabajando en este sector. Mi familia se ha dedicado a la publicidad en salud desde hace más de 40 años y eso da algo de perspectiva de este mercado. Todo este tiempo solo ha valido para darme cuenta de que el partido, realmente comienza a hora.

Tenemos la suerte de vivir en la era más emocionante de todas. La que está marcando un antes y un después en la comunicación. No me refiero al social media, no hablo de los dispositivos móviles, ni de la revolución digital, big data o IA, hablo de TODO ello a la vez. Si os soy honesto, cada mañana sonrío, porque no se lo que clase de proyectos me voy a encontrar, por lo que no se que soluciones ejecutaremos. Este tiempo exige una gran dosis de formación, curiosidad inconformismo e intuición. ¿No es un momento genial?

En España conviven una serie de agencias de publicidad con una contundente carrera y una respetable cartera de proyectos

Lo es, y lo estamos disfrutando todos. En España conviven una serie de agencias de publicidad con una contundente carrera y una respetable cartera de proyectos. Existen dos tipos de agencias; las internacionales y las nacionales. Yo he vivido en los dos mundos y he de reconocer que me apasiona el segundo, aunque nunca he desechado regresar al primero.

A pesar de lo que pueda parecer, la convivencia entre agencias es muy correcta. Existe un honesto respeto mutuo y un recelo por que será lo “próximo” que hagan. Eso ha impulsado de manera sana la competencia y el compañerismo. Todos nos conocemos, respetamos y competimos a diario.

Sin embargo las agencias internacionalizadas,  quedaron atrás en lo que a evolución de modelo de negocio se refiere. Grandes estructuras, demasiados procesos y falta de decisión unidas al descabezamiento sistemático de sus líderes, les llevó a verse claramente adelantadas por las agencias independientes en lo que a estrategia, evolución, ejecución y creatividad se refiere. El talento se movía hacia las independientes.

El modelo de negocio tiende a ser cada vez más compacto, con un grupo más reducido de profesionales y con mejor talento

Pero esto parece que está cambiando. Los dos grandes conglomerados WPP y Publicis, han decidido fusionar sus marcas (agencias) a medio plazo. Por un lado WPP tiene WPP health & wellness y Publicis con sus proyectos Health LifeBrands y Media. No hace falta ser muy listo para ver la potencialidad de estos proyectos. Estas grandes agencias tienen recursos, visión y talento para realizar una nueva oferta basada en la nueva consultoría.

Quien piense que estas compañías seguirán siendo gigantes en el futuro, es que no conoce sus números ni sus estrategias. El modelo de negocio tiende a ser cada vez más compacto, con un grupo más reducido de profesionales y con mejor talento. Esto cambiará las reglas del juego en un futuro a 6/10 años (dependiendo de la flexibilidad real de implantación), ya que si a esas nuevas “guerrillas” les incorporamos los inmensos medios globales, la amenaza para las agencias independientes, esta vez, puede ser real.

Desde el otro lado, hemos sido muy flexibles, rápidos y despiertos a la hora de evolucionar y adaptar nuestra oferta de valor al nuevo mercado. Sin embargo tenemos un límite: nosotros mismos.

Todas las agencias independientes están basadas de manera directa o indirecta en su fundador/a, esto quiere decir que su decisor máximo es siempre la misma persona. Un perfil con muchos años de carrera, por encima de los 50 y con un reconocimiento social alto. Un tipo de personas que han lidiado con un mercado, con una (o varias) empresas, ante quiebras y momentos de bonanza. Empresarios/as que emplean a más de dos tercios de los profesionales de la comunicación en salud hoy en día. Con todo esto lamentablemente no son capaces de colaborar empresarialmente entre ellos.

Si queremos ser competitivos, tenemos que dejar de lado nuestros egos, nuestras trayectorias y nuestras marcas, para empezar a unir fuerzas

Esto puede parecer muy obvio a priori, incluso casi un piropo. Pero no lo es. Si queremos preparar nuestras empresas para el futuro, tenemos que hacer que nos superen, que no nos necesiten. Se que la frase está en boca de cada director general, sien embargo en la práctica real no es así.

Voy aún más lejos, si queremos ser competitivos en un futuro a 5 años, tenemos que dejar de lado nuestros egos, nuestras trayectorias y nuestras marcas, para empezar a unir fuerzas. Fusionar talento, influencia y medios de manera local, no solo para paralizar un inminente desembarco de las nuevas consultoras multinacionales, también para mejorar su oferta de valor y ser capaces de exportarla.

Lo que digo choca. Pero por favor, hacer una pausa y visualizar algo: Sumar el mejor talento de cada casa (cuentas, estrategia, creativos). Toda la capacidad de influencia de las mejores agencias nacionales y los medios de todas ellas. Esto conformaría la corporación más competitiva de la historia de la comunicación en salud, donde una vez más se plantearía el modelo “guerrilla”. Pocos, buenos y ágiles.

Explicar esto es muy difícil. Plantearlo mucho más. Salen trabas en cada palabra y aunque es algo que nadie plantea, todos lo hemos pensado. Solo sugiero algo: soñadlo, visualizarlo. Ese es un primer paso.

No se vosotros, pero dentro de 10 años quiero seguir siendo competitivo (muy competitivo) en este mercado y esta es una de las vías más rotundas. Todo es cuestión de dejar de lado los recelos, aparcar los egos y mirar de frente a 10 años vistos. Estoy seguro que hablaremos pronto.

…sigo