Discurso de clausura curso 2015 EPHOS

Hace ya casi 17 años que estudie en EPHOS. Personalmente fue mi segunda aproximación al mundo de la industria farmacéutica. Estudié el MBA para la dirección de empresas farmacéuticas y Biotecnológicas. En aquellos momentos empezaba a trabajar “en serio” con la agencia de publicidad de mi Padre “CyS” una de las primeras en especializarse en el mundo farmacéutico. Ese fue mi primera aproximación.

Es imposible generar cualquier innovación sin el apoyo, control y experiencia de las personas que llevan más años

Dos visiones plenamente diferentes; una la técnica, la sanitaria, la enfocada enDiscurso EPHOS 2015 los productos. Y la otra humana, basada en conexiones, en mensajes e interacciones. Es una educación rara, y condicionada por las circunstancias. Yo amaba la publicidad y mi padre se dedicaba a una rama muy específica. En EPHOS, empecé a amar la industria de la salud, lo que significaba para nuestra sociedad y comencé a obsesionarme por mundo. En parte por un temario más bien Heavy y en parte por un colectivo de profesores que representaban lo mejor de lo mejor. En mi mente se quedaron “monstruos” cono Javier Urcelay o Enrique Alda, que no solo enseñaron, también ilusionaron a toda una generación que hoy es parte activa en este mercado.

Todo lo que hacemos en este mundo, es gracias a la colaboración

Discurso EPHOS 2015El pasado 10 de diciembre tuve el honor de dar el discurso de cierre para el curso 2015 de EPHOS. Honor no por prestigio (que lo tiene), si no porque la generación que empieza viene con más fuerza e ilusión que nunca. Hablar para un equipo de personas tan unido, con tantas ganas y espíritu emprendedor, sinceramente me  parece un lujo. Tengo que dar la enhorabuena a la institución por regenerar la energía, la ilusión y la pasión por esta industria. Esto es precisamente lo que necesitamos.

La pasión es algo que no se compra, se encuentra.

Por mi parte ¿que decir a un grupo de estudiantes-trabajadores que ya lo saben casi todo? No tuve otra que hablar de mi experiencia vital. Desde que fue alumno hasta pasar todos estos años trabajando con marcas en salud, me he preguntado muchas cosas he aprendido algunas, y me faltan demasiadas por saber. Sin embargo, hay tres pilares básicos:

Personas:

Este es un mundo basado en la gente. Más que ningún otro por dos aspectos esenciales: 1) La responsabilidad que tenemos con la sociedad. 2) Todo, absolutamente todo lo que hacemos, es gracias a la 12362705_1071332152906358_7562874243686125254_ocolaboración. Un mercado conectado, esencial para la comunidad. Ser conscientes de esto, evita que los egos nos hagan pensar que hemos “hecho” algo o que lo que hacemos no tiene consecuencias más allá de una “venta”.  No hacemos nada solos y lo que hacemos afecta directamente a otros.

Experiencia:

Cuando empecé tenía todo el conocimiento que se puede disponer. Una carrera, un Master y un MBA, un montón de cursos, dos idiomas y un montón de ideas. Mi error se basó en pensar que las ideas son la esencia de todo. Las ideas son solo ideas hasta que no se ponen en marcha y para eso, no solo es necesaria la información, hace falta experiencia. Es necesario mucho trabajo, un equipo y un objetivo de mejora claro. Por lo general la gente más joven en las empresas tienden a despreciar a las personas con más años. Están agrietados, acomodados y no quieren mover ficha. En muchos casos, lamentablemente es así. Sin embargo es imposible generar cualquier innovación sin el apoyo, control y experiencia de las personas que llevan más años. Hacer de ellos parte de tu ilusion os llevará mucho más lejos que hacer equipos “jóvenes y viejos” que no llevan más que al desgaste y a la oscuridad. La experiencia lo es todo. Si no la tienes, búscala y hazle partícipe de tus ideas para que estas se conviertan en proyectos.

Pasión:

Tras 6 años dirigiendo una empresa multinacional, las cosas no llegaron a buen fin. Yo soñaba en digital  y ellos en folletos . Al final me vi fuera de un proyecto vital donde había convertido en multinacional la empresa que mi padre me cedió 7 años antes. A veces la rentabilidad no es suficiente, cuando tu jefe te pide más y las personas están en juego, es un debate moral que nunca me he planteado. Al eliminarme de la ecuación se terminó el problema. Una vez fuera ¿que hacer? no tenia mucha opción, o trabajaba para una marca o aceptaba algunas de las ofertas que me empezaban a llegar. Sin embargo mi idea de digitalizar la comunicación en salud seguía apasionandome. Ninguna agencia estaba dando la talla a ese respecto y estaba seguro de que si emprendía mi propia empresa podría ser algo muy competitivo. 5 años después es imposible hablar de comunicación en salud sin hablar de ilusionlabs. Esto solo se consigue con un gran equipo, con más conocimiento y con pasión. La pasión es algo que no se compra, se encuentra.

Aquí os dejo el vídeo del discurso. Lamento que esté en vertical (arrg):

Al final de todo, queda un mensaje muy sencillo: Trabajamos con personas para personas. Tan solo respetando la experiencia, es posible innovar… y todo lo anterior no sirve de nada si no enfocas tu pasión.

Para terminar quiero agradecer a EPHOS que me invitasen a colaborar con ellos una vez más. Ya fue una gozada hacerlo en  curso de e-health y lo es ahora (de forma mucho más emotiva) en este discurso. Especialmente quiero dar las gracias a Alicia y a Javier por haber pensado en mi para algo tan bonito.

…sigo

Te invito a seguirme a través de Twitter o Linkedin.

También puedes conocer mi Proyecto personal, donde tratamos de innovar en comunicación de marcas de salud cada día.