Volver

El clásico de Hopkins " Publicidad Científica"

Si os soy sincero, mi progresión en el mundo de la comunicación en salud, esta en plena debacle. Esto no es una novedad, creo de corazón que replantearse asiduamente las razones por las que realizamos una labor con tanta responsabilidad es importante.
Estoy intoxicado. Mi dolencia comienza con los nuevos medios: internet, 2.0, redes sociales, digital, mediciones, montorizaciones… para cualquiera que trabaje en comunicación, el idioma diario ha cambiado tanto, que de escucharnos hace un año no nos entenderíamos nosotros mismos.
Mis síntomas son la perdida orientación, mareos, vómitos estratégicos y por que no, alguno real. Cuando las ramas son mas importantes que el bosque, esto es lo que sucede. Parece que hoy, los medios son mas importantes que los objetivos, pese que a estos son a MUY corto plazo.
Os sucede algo parecido? Tengo una solución: volver a las bases.
Desde hace dos años, apuesto por una comunicación digital, combinada con la tradicional, algo que cuando parte de una gran idea y está bien planificado, tiene unos resultados reales en las ventas. Por eso desde su comienzo, mi agenciase dedica a realizar estrategias creativas y altamente efectivas.

El problema reside cuando se quiere tomar todos los caminos con la menor cantidad de medios posibles. Es decir, menos presupuesto, mas soportes, mejores resultados. La respuesta a estas suposiciones son sencillas: no las recomendamos. No son efectivas.
La publicidad es una inversión y como tal, depende de como se realice, es a corto, medio o largo plazo. Pero en los últimos años tenemos un nuevo tipo de inversión: MUY corto plazo. Esto se debe precisamente a la capacidad de medición de los nuevos medios. La medición mola, pero es solo una observación que no predice en absoluto, tan solo advierte.
Tantos medios, tantas mediciones nos están intoxicando de información y paralizando la decisión.
Por eso aconsejo regresar a las bases.
En mis manos ha caído un libro, un clásico… Algo que no solo define lo que hacemos si no que lo hace de forma tan exacta que asusta…sobre todo si tenemos en cuenta que esta escrito en 1923. Hablo del libro que inspiro a grandes como Ogilvy, Reeves, Burnnet…. Hablo del clásico de Claude Hopkins: publicidad científica. No os llevéis a engaño, no tiene nada que ver con la salud, si no con el hecho de tratar a la comunicación como una ciencia exacta, donde vender es su único objetivo.
Recomiendo de corazón esta lectura… Aunque no la encontráis, ya que es un libro descatalogado, aunque en internet podéis encontrarlo en ingles (como yo lo he leído).
Su visión pragmática, directa y científica de una labor como la publicidad, reconozco que me ha cambiado la forma de ver todos los nuevos entornos.
Y es que creo que toda la tecnología de la que hoy disponemos no solo hace que estos objetivos sean mas reales que nunca, si no que lo hacen mas fácil… Siempre y cuando no nos basemos en los medios si no en las estrategias… Y una vez mas, para ello hace falta un conocimiento claro, profundo y basado en experiencias de una industria tan compleja y responsable como la de la comunicación en salud.
Por ello, a partir de ahora tratare de hacerme con una copia para mis mejores clientes. Todo puede cambiar, si uno se pone a ello.

…sigo

 

 

Puedes seguirme a través de  twitter o  Linkedin