Adiós AEAPS

AEAPS, Alba Guzman Separación por principios

Hoy mi agencia ha dejado de pertenecer a la AEAPS (Asociación Española de Agencias de Publicidad de Salud). Tras un año perteneciendo a esta asociación, hemos tomado la decisión que viene madurando desde hace ya tiempo a causa de muchos y muy diferentes motivos:

1) Nuestro objetivo, es que el cliente venda mas y mejor. Somos una Agencia de Publicidad. Como tal gestionamos los activos publicitarios de nuestro clientes como si fuesen nuestros, velando siempre por su mejor y mas rentable inversión. Desde hace 16 años que trabajo en este negocio, he visto como los precios han bajado y lo han hecho mucho. Sobre todo lo han pagado los formatos tradicionales, no por caducos, si no por no aportar valor alguno a la venta. Pactar /compartir /gestionar /estudiar los precios de todas las agencias con el objetivo de conocer este factor, no solo me parece absurdo, si no poco ético.

2) Creemos que nuestra labor va mas allá que hacer anuncios. Nos importa lo que hacemos y pensamos que somos responsables de los contenidos que producimos, por lo tanto del resultado que provocan. Estos resultados no son solo económicos, son éticos. Desde nuestro comienzo, hemos luchado por realizar un tipo de comunicación que genere reacciones y aporten un valor claro a la sociedad. Esto conlleva un gran esfuerzo de coordinación entre diferentes equipos y una gran apuesta por parte de las marcas. No podemos defender nuestro proyecto desde un solo punto de vista: el negocio. Es obcecado, caduco y muy frívolo. Sencillamente no va con nosotros.

3) Creemos en los nuevos formatos publicitarios, cuyo objetivo es la creación de espacios de encuentro , el cultivo de la relación y la creación de contenidos con capacidad de atracción. Las nuevas tecnologías, nos han traído nuevas oportunidades de comunicar, más efectivas, más creativas, más completas y medibles. Son tremendamente mas complejas, pero las ventajas son ciertamente mayores que su contras. No tenemos nada en contra de los formatos tradicionales, nos encantan, complementan de maravilla nuestras estrategias, pero defender solo este tipo de publicidad, no solo nos anula filosóficamente, es arcaico.

4) No nos gustan los grupos de presión. Por ningún lado donde nos venga, rechazaremos de ante mano cualquier intento que genere una fuerza en contra de la competición.

5) Creemos en la libre competencia. Las herramienta del marketing están al alcance de cualquier empresa, grande o pequeña, multinacional o local, experta o joven. La libre competencia es ahora mas que nunca, luchar contra ella es negar la realidad. Negar que cualquiera puede ganarte en tu terreno es morir desde la barrera.

6) Somos una agencia digital, esto quiere decir que nuestra forma de estructurar estrategias  está intrínsecamente influida por las tecnologías que dominamos todos y cada uno de los componentes de la agencia. No cabe en nuestra cabeza la subcontratación de un community manager, una web o un app. Ser digital no es decirlo, es hacerlo. No es un título, ni un piropo de moda, es una forma de pensar.

7) Somos adictos al cambio, de hecho somos producto de el. Nacemos en la peor depresión económica de los últimos 70 años aún así lo hacemos con una apuesta segura bajo el brazo: aportar valor. Defender el inmovilismo, los formatos, precios, estilos y modelos de  negocios de toda la vida, es negarnos a nosotros mismos.

8) Nacemos como un nuevo modelo de negocio, donde lo que somos es producto de lo que hacemos. Somos una pequeña agencia donde los 12 talentos que compartimos espacio, no tienen definido un puesto de trabajo, si no una actitud que desempeña cada día para las marcas de nuestros clientes. No somos una empresa piramidal, somos mas bien como un gran plato de espagueti donde cada proyecto está liderado por una persona el resto apoyamos con nuestro talento a su beneficio. Si no aportan algo nuevo, no tienen lugar en nuestro proyecto. Por eso, no encajamos en una asociación donde todavía todo se mueve por departamentos, puestos, rangos y bonus.

9) La agencia somos todos y cada uno de los componentes de la misma. Para nosotros pertenecer a una asociación es la integración total de sus miembros de forma libre y transparente. Que solo se reúnan los presidentes de las agencias y que plantear una reunión abierta entre los demás miembros de las agencias produzca pavor a una fuga de talentos no solo es absurdo, es arcáico. Todos estamos en Linkedin, y por lo tanto todos podemos contactar con cualquier miembro de cualquier agencia. Solo queremos pertenecer a una asociación donde todos los miembros estén integrados en sus actividades.

10) Ser no es lo mismo que hacer. Estamos viviendo la era del “ser”, todos son líderes, grandes, pequeños, creativos… No se si se deba a mi educación pero mi padre siempre me dijo que el no era publicitario, si no que hacia publicidad. Del mismo modo no me gustan los innovadores que dicen serlo, los líderes de entrevista y los digitales que no están en twitter. Hoy he mantenido una conversación telefónica donde me despedía por los motivos que aquí describo, mientras me aseguraban estar liderando el mercado digital y el cambio en la comunicación. Sencillamente no nos gusta llenarnos la boca de buenos títulos, tan solo hacemos buena publicidad.

Es una pena, lo digo de verdad. En un principio he de reconocer que me enamoré de la idea de la AEAPS, pero con el tiempo el brillo pulido de sus letras dejó paso a lo que ya rechacé hace años: FORO. Pensamos que pertenecer a una asociación es comulgar con todos y cada una de sus acciones ya que estas aportan valor a nuestra propio proyecto. Lamentablemente y tras un año, no hemos visto ningún valor real por el cual nos asociamos. He sido testigo del rechazo tácito a la competencia, a los precios, a los nuevos modelos de negocio y de un miedo aterrador a la comunicación digital, traducido en un “liderazgo” subcontratado. Sencillamente no comulgamos con la AEAPS.

En cualquier caso, quiero dejar claro mi profundo respeto a todos los miembros de la asociación donde presumo contar con buenos amigos. No pongo en duda nada de lo que hacen, tan solo defiendo mi libre opinión y mi postura ante un mercado que desde luego no es el que era hace un año y que nada tiene que ver con el que vendrá. Creo necesario y fruto de este respeto decir las cosas bien claras, en alto y de frente, ya que como gente inteligente que son entienden de forma clara y concisa que nuestras diferentes culturas hacen absurda una asociación de esta naturaleza. Tan solo quiero desearles buena suerte, (aunque con algunos lo haga en persona y con una buena comida delante la semana que viene).

…sigo

 

Puedes seguirme a través de Linkedin