Un año de ilusión.

Primera visita a las oficinas de ilusion labs. Un momento mágico

Hace poco mas de un año que de forma oficial se constituyeron las escrituras de lo que hoy es “ilusion labs”. Una nueva agencia de publicidad basada en la creación, gestión y distribución de contenidos en salud.

Cuando en un comienzo pedimos ayuda a un experto empresario, este nos preguntó a cerca de nuestro modelo de negocio. Nuestra respuesta fue sencilla: hacer las mejores campañas de publicidad en salud del mundo. A pesar de tener muy claro lo que queríamos conseguir, no recibimos ayuda alguna, así que hicimos lo mejor que pudimos hacer: Ponernos a trabajar. No importaban demasiado los demás aspectos empresariales, aunque obviamente necesitábamos tener beneficios, sin embargo estos nunca son lo prioritario. Si hacemos las mejores campañas , tendremos grandes beneficios. Así de simple.

Ha sido un año tremendo, lleno de momentos difíciles, de circunstancias agónicas, de esfuerzos extremos… pero también lleno a de alegrías, de pasiones, de risas y sobre todo de eso, que tanto predicamos y que no se puede aprender: ilusion.

Este ha sido el año mas duro de mi vida profesional, pero también el mas apasionante. Sin duda abrió de par en par una época de creatividad, de pasión desmesurada por los detalles, un aprendizaje constante y sobre todo, (ahora lo se) a encontrar a los mejores profesionales con los que he coincidido en toda mi vida laboral.

Se me hace corto, muy corto. A veces cuando estamos presentando la agencia, soy consciente de que ha pasado mucho mas en este año de lo que podemos asimilar, sobre todo al ver la cara del cliente en cuestión tras preguntar “¿solo lleváis un año?” El tiempo no es mas que una sencilla manera de medir la experiencia, y como todo lo sencillo es inexacto. La experiencia se mide por los momentos vividos que definen y refuerzan tus creencias y actitudes.

Por eso hoy mas que nunca creemos en la independencia. Con mi experiencia en los grandes grupos de comunicación, me di cuenta de que existía un gran problema de base: las compañías multinacionales basadas en patrones financieros, no entendían la creatividad y por lo tanto no son capaces de valorarla.. ni mucho menos de entenderla. Tampoco valoraban (mas bien lo contrario) el razonamiento intuitivo, como la capacidad de un director creativo de identificar, los recursos que pueden marcar la diferencia para una marca. Sencillamente se basan en estándares seguros impuestos por los clientes. Si es mas fácil, es mas barato. Y de ese modo ahorran en talento y horas. Me dí cuenta de que si sientes una desmesurada pasión por lo que haces y esto te lleva a explorar nuevos terrenos entre la tecnología, las ciencias de la comunicación y la gestión de contenidos. Si quieres abrir un nuevo terreno, no tienes muchas opciones: tienes que hacerlo por tu cuenta.

Creemos en la fuerza de la ilusión. Según pasan los años, cada vez me doy cuenta de lo mucho que importa la motivación. Si muchas de las campañas que vemos no nos sorprenden o sencillamente apestan, esto se debe muchos factores, pero si miramos hacia adentro de la agencia el problema radica en que en la gente que ha producido el proyecto en cuestión en realidad no le entusiasma lo que hace. No hay pasión. Sencillamente cumplen con lo que se les pide. Si falta motivación, no das ni un paso mas de lo necesario, no trabajas ni una hora mas y no vas a tratar de poner en duda el status quo. Cuando en ilusion labs creamos una campaña no la hacemos para la marca en cuestión, tan solo tenemos en cuenta sus circunstancias. Creamos campañas para nosotros mismos, y cuando haces algo para ti o para los tuyos, nunca te conformas con cualquier resultado, necesitas algo que te llene que deslumbre. Algo que cuando te acuestes en la cama al llegar a casa, sepas que has dado lo mejor.

Creemos en el valor de las personas: porque las empresas son eso, gente trabajando en equipo con un fin común, no podemos enmascararlas, no podermos esconderlas bajo el abanico corporativo. Son ellas y solo ellas las que marcan la diferencia en cada proyecto. Cuando en nuestras antiguas empresas nos dijeron que las personas son irrelevantes, que lo que hace uno lo puede hacer otro… tan solo reflejaban su mediocridad y su miedo a que los grandes talentos abandonasen el barco. En ilusion labs somos personas, tenemos vidas y las respetamos. En nuestro ADN está el poder trabajar desde cualquier parte, el poder hacerlo bajo la confianza de tener a los compañeros mejor preparados. Eso te da la capacidad de dar cosas por sentadas… esas que cuando no las tienes, todo el sistema tiembla.

Creemos en la responsabilidad de nuestra función de comunicadores. Sabemos que lo que hacemos importa, porque cada uno de nuestros trabajo genera grandes reacciones. Por eso cuidamos mucho con quien trabajamos y por qué lo hacemos. Del mismo modo con quien y como colaboramos. Todo tiene un sentido que obedece a nuestra creencia de que si aportamos mejores contenidos en salud, estos contribuyen a una vida mas sana y el bienestar social .Creemos que solo debemos participar en aquellos mercados en los que podamos realizar una aportación significativa. Creemos que decir que no a un proyecto es mas importante que decir que si a todo. De ese modo podemos concentrarnos en los pocos que realmente importantes y valiosos para nosotros.

Creemos ne la necesidad de innovación constante. Ya no solo en las tecnologías o en la creatividad, también en los procesos, en los formatos, en los registros… si queremos alcanzar las mas altas cotas de excelencia, tenemos que cuestionarnos todo a menudo y cometer grandes errores en el proceso. Solo conocemos una forma de aprendizaje y esta se basa en cometer errores y aprender de ellos. Quien no comete errores, no arriesga, quien no arriesga no innova y quien no innova está muerto. Creemos en la colaboración profunda y la polinización cruzada de nuestros equipos de trabajo. Esto nos permite innovar de formas que a otros les están vetadas. No estamos dispuestos a aceptar nada por debajo de nuestra propia excelencia, por eso la constante la transparencia en la comunicación y la honestidad entre las personas hace reconocer cuando nos hemos equivocado: Esto nos da el valos suficiente para realizar los cambios necesarios.

Creemos en la cultura y la permanencia: Mi obsesión ha sido construir un proyecto duradero, con la fuerza y la cultura como para que las personas que trabajan en el se sientan motivadas para crear las mejores campañas en salud que jamás se hallan hecho. Todo esto no tiene sentido si el proyecto se basa en crear una gran empresa con grandes números para ser vendida mas adelante. No especulamos. Creamos valor. Hemos construido un proyecto para seguir trabajando en ella dentro de diez años y que la misma nos supere a nosotros.

Tras un año,nos falta todo por hacer no somos nada y estamos muy lejos de nuestros objetivos, pero al menos tenemos claro en que creer. No es mucho, pero al menos es un suelo donde construir unas bases sólidas de futuro. En todo este tiempo hemos abierto dos oficinas, contratado a nueve personas, conseguido mas de 7 cuentas y nuestro primer proyecto internacional. En un año hemos abierto puertas que ni nosotros sabíamos que estaban allí. Lo mejor es que seguimos con esta actitud, con esta ilusión por lo que hacemos y con quien lo hacemos. Pero sobre todo, tras un año de ilusión, hemos aprendido que esto es tan solo un comienzo, que lo mejor y lo peor está por venir, que a lo que nos dedicamos hoy no tiene que ser lo mismo a lo que nos dediquemos en el futuro siempre y cuando obedezca a nuestros principios…

Y sobre todo y ante todo, en este año hemos aprendido que con ilusión todo se puede.

Gracias a los que hacéis de ilusión labs un lugar mágico y divertido donde aprender cada día riendo es una realidad.

…sigo