¿por qué?

Planes de marketing, previsiones de ventas, estimaciones de valores, acciones locales, micro marketing, fidelización, ponencias en congresos, estrategias de precios, acciones sociales, relaciones públicas… todas estas expresiones resultarán muy familiares a cualquiera que esté en contacto con la gestión de alguna marca relacionada con  la salud (…y fuera de ella).

“A veces este mundo es tan complejo, que resulta agradable trabajar en el. Somos pocos y muy bien avenidos…” eso es lo que escuché hace años de palabras de un gran competidor. Hoy su agencia ya no existe.

En aquellos años yo era menos que un junior. Era, lo que se suele decir un “traedor”… es decir, la persona encargada de llevar y traer cosas entre cliente y agencia. No era un cuentas!!… pero tampoco un mensajero…era eso, un “traedor”, un correo electrónico sin ser electrónico, para entendernos.

Pero no nos confundamos, en aquellos días me hice una pregunta muy importante. Una pregunta que desde la inocencia y la insensatez del que quiere y no puede… y lo sabe, trata de “descubrir” algo nuevo, dentro de lo ya explotado.

La pregunta fue ¿Por qué?… ¿que razón es la que nos mueve?¿cual es el fin de nuestro actos?¿cual es nuestra función en el mundo?¿por qué hemos asumido esa función?… preguntas… siempre preguntas. Con los años, muchas de estas, han conseguido respuesta, mientras que otras, son un verdadero enigma.

En estos días ando entrevistando a personas con diferentes perfiles profesionales para una inminente incorporación a una nueva agencia. Tras entrevistar a gente muy destacada, con unos curriculums realmente abrumadores.Tras sorprenderme con perfiles profesionales inimaginables. Me he decidido por una persona que optaba a una becaría…  es la única que supo decirme por qué hace las cosas, cuales eran sus motivaciones y lo mas importante, cual era su objetivo en la vida.

Simon Sinek, un consultor de marketing de Reno Unido, tiene una teoría sobre el modelo de decisión de las personas. El modelo se llama “el circulo dorado”. Este circulo, se compone de tres círculos uno dentro de otro, su centro es el ¿Por qué?… rodeado por el siguiente anillo ” ¿como?”… para terminar con el último estrato “¿que?”.

Esta simple figura, marca la diferencia radical entre las personas y las marcas y como se desenvuelven en su mundo. Según Sinek, todo el mundo (marcas y personas), puede sin ninguna duda decir a que se dedica… que hace. ¿es sencillo, no?, este es el círculo mas externo. Sin embargo unas cuantas menos (personas y marcas) son capaces de explicar “como” hace su trabajo. Es decir,  sus procesos propios y ajenos. Este circulo, implica un grado muy superior de experiencia y conciencia sobre el mercado en el que se desenvuelve. Pero pocos, muy pocos (marcas y personas) son realmente capaces de explicar de manera clara y diferenciadora por qué hacen lo que hacen. La razón por la que emplean su tiempo y su energía en desarrollar una actividad durante un largo periodo de tiempo. El porqué, no solo implica una razón, un motivo personal. El por qué, implica un compromiso y por lo tanto un lugar necesario en el mundo.

Volviendo a la historia del becario, el supo decir sin dudar, la razón por la que el deseaba trabajar en comunicación en salud. El nunca había leído nuestra presentación de agencia, leído este blog o visto material alguno de la agencia, puesto que salimos al mercado en Octubre. Sin embargo su respuesta era exactamente la misma que nosotros damos desde nuestra organización:

¿por qué? …por el paciente. Una mejor comunicación de las marcas, una mejor información sobre las patologías y una mayor relación entre aquellos que componen la escena, dan como resultado una mejor salud.

Todo pasa por el paciente. El es el centro de este particular “circulo dorado” que son las marcas en salud.

A veces parece que en esta industria hemos olvidado las verdaderas razones por la que somos quienes somos. Y en este caso en particular ( y en todos en general) existimos gracias a que hay gente que está sufriendo. Si no aportamos soluciones reales para ayudarles (o ayudar a otros a ayudarles), estamos sin ninguna duda especulando.

No creo que en un principio muchas marcas salgan de este marco. Me gusta pensar que la gran mayoría nacieron con la profunda convicción de intervenir de manera activa en la resolución de problemas de los pacientes. El problema llega, cuando esas razones, esos principios no se transmiten dentro de las organizaciones, ya que puede darse el caso (y llega) en el que esos valores se pierdan de vista ya solo se piense en todos esos asuntos con los que comenzaba este blog.

Hay dos conclusiones muy obvias:  UNO:el modelos sanitario español, no es sostenible. DOS: Los modelos futuros pasan por incluir de manera responsable a los propios pacientes dentro del modelo.

¿que aprendemos de todo esto?… para mi no hay duda: la comunicación en saludo del futuro pasa por incluir de forma activa al paciente, o de lo contrario este nos excluirá del mercado de forma activa. Muchos dirán que esto es solo posible para los productos de gran consumo pero, ¿que es un producto de gran consumo si no algo que en un momento dado, compramos con el fin de satisfacer una necesidad?… creedme cuando digo que todos en vamos a necesitar medicamentos, y en ese momento (dependiendo de la gravedad) necesitaremos los mejores… pero antes necesitaremos la mejor información.

Todos somos consumidores y todos somos enfermos potenciales. No me cabe en la cabeza como hay gente que de 9 a 18:30 se convierte en marca…y lamentablemente, y en la mayoría de los casos, esto significa una cautela informativa, que de cara al paciente mas parece oscurantismo, que prevención. Pero no nos equivoquemos cuando hablamos de aperturismo  en la comunicación en salud. Internet abre unas puertas magnificas a la información, pero también incentiva me manera grave la desinformación y la presión sobre el colectivo médico.

Nuestro trabajo conlleva una gran responsabilidad social. Como ya he dicho, los pacientes demandan una mayor información (y de mas calidad), por lo tanto es básico pasar por los especialistas para llegar al paciente. El problema llega cuando este último es en principio (y por miedo) excluido por quien paga la fiesta: las marcas.

¿por qué ocurre esto?… en realidad no lo se, pero me aventuro a pensar que tiene mucho que ver con la consciencia (y conciencia) de las marcas (y por lo tanto quienes las manejan) en todo lo que hacen. Aplicando el mismo razonamiento que Sinek, he realizado un sencillo diagrama sobre el nivel de consciencia en lo que hacen las personas que trabajan en el mundo de las marcas en salud:

1) Todos los que trabajamos en esta industria podemos hablar sobre los tratamientos, sus beneficios, sobre sus estudios y comparativas. Este es el nivel mínimo, el más básico.

2) Algunas personas que trabajan dentro de las marcas en salud, pueden relacionar de manera efectiva a sus clientes, es decir, quien los receta. Ya no me refiero a un mercado, si no mas bien a los líderes del mismo. Este estrato, es mas complejo y conlleva en si mismo tiempo y prestigio.

3)Pocos realmente que trabajan en marcas en salud, es capaz de defender de manera tajante las bases científicas de su producto delante de la competencia sin ayuda de un departamento médico. Es decir, no conocen las patologías en profundidad, su día a día, como se interviene en estas, como avanzan las investigaciones… y lo mas importante:

4) Muy pocos, tienen conciencia de que todo lo anterior, no son mas que complejas estrategias para dar un beneficio a las personas que padecen una enfermedad.

Digo esto, ya que tras 15 años trabajando con marcas en salud, he visto a muy poca gente ya no comprometida, si no en contacto con el paciente. Si realmente sabemos el por qué de nuestros actos, estos, pasan inevitablemente por incluir al paciente en el proceso de comunicación al igual que lo hacemos con los especialistas. Este “todo por el pueblo… pero sin el  pueblo” es tan solo un símbolo de absolutismo, que favorece la desinformación por medios digitales… ya que muchos espacios, al ver el “hueco” se aventuran a desinformar, ya que las marcas, no mueven ficha en este sentido.

Estamos en un momento muy importante dentro de la comunicación. Ya no lo digo por las tecnologías, no por los avances o las técnicas… lo digo por la facilidad de implicación. Saber por qué hacemos lo que hacemos, cual es nuestro lugar y saber a donde vamos, no asegura ninguna de las tres cosas, pero al menos ayuda a estar en contacto con los motivos por los que un día, comenzamos en este mercado.

Para terminar, querría realizar tres últimas preguntas:

¿por qué haces lo que haces cada día?

si usted tuviese una enfermedad grave…¿cual sería su primer impulso?

…pues bien, ahora como marca ¿porque no actúas?