Motivaciones digitales

Hoy me disponía a hablar de la aparente dicotomía que se está planteando de forma permanente: Marketing Real o digital. Un planteamiento tan infantil como confuso. Y es que entre la confusión hay quien se mueve como pez en el agua. Está claro que vivimos una etapa de cambio, una nueva era se nos viene encima. Desde las empresas sometidas a normas internacionales, tienen a sus directivos realizando escenarios financieros ante los que reaccionar en tiempos de crisis. Cambios, mas cambios. Parece que los sistemas de predicción que antaño dieron tanta seguridad, hoy ya no valen.

Entre tanta reunión, escenario, cambio y revulsivo económico, el mundo cambia, los consumidores se apoderan de la red  y las marcas se ven obligadas a hacer algo llamado 2.0

Cursos, ponencias, conferencias, diapositivas, discursos… no veía tanto revuelo y tanto despiste desde  que alguien habló de DTC (Direct To Consumer) una estrategia basada en la difusión de mensajes directos al consumidor final. Lo que está pasando está muy lejos de ser una estratégia, es algo mas poderoso, mas influenciador: es una tendencia

La verdad, lo que llaman 2.o, y que se relaciona de forma tan insistente con la tecnología, en mi humilde opinión, nada tiene que ver con ella. Creo que obedece mas a una tendencia del ser humano a compartir. Hoy en día, las tecnologías lo hacen mas fácil y por definición mas poderoso. Los “consumidores” ya no son entes aislados, ahora se agrupan, se comunican, se ponen de acuerdo y emiten mensajes. Es mas, contestan a los mensajes de las marcas, los pueden distorsionar, confundir… y esto lo pueden compartir.

¿en que lugar nos dejan a las marcas ahora? yo creo que en el mismo, pero un poquito mas abajo. Tan solo hay que abrir el abanico de como comunicar. Hasta ahora hemos realizado un tipo de publicidad basada en ir a buscar al cliente, lo hemos cazado, invadido, le hemos dicho nuestro mensaje, sin saber en realidad si este le interesaba. Era una estrategia masiva.. .muchos mensajes, mas efectividad.

Pero hay  otro tipo de publicidad, otra forma de comunicar, basada en acoger al público en espacios de relación, donde son ellos los que vienen por interés, y regresan por el mismo motivo. Cuando el cliente potencial es el que se acerca a ti, poco tiene que ver los eslóganes, lo hace porque lo que tienes le interesa. Es la comunicación basada en ofrecer contenidos. Es una estrategia basada en segmentos, en tribus en intereses colectivos.

Si yo llego a una fiesta en la que no conozco a nadie, lo mas probable es que trate de comportarme como un invitado mas, me pasearé por la sala observando y escuchando las conversaciones, esperando el momento de tener la oportunidad que el contexto me de, para intervenir en ella. Si esto pasa, no se me ocurrirá cambiar el tema de dicha conversación. Tan solo escucharé y en el momento que posea una información de interés para el resto de asistentes, veré la forma educada, atractiva y divertida de contarla. Si esta tiene todos esos atributos para el grupo de charla, lo mas probable es que me pregunten mas… ya que conseguiré ser el centro de atención.

No hablo de nada descabellado. Hablo de personas. Soy humanista por naturaleza. Si esto es lo que hacen las personas ¿porque las marcas han de hacer algo diferente?

Con esto llego al punto de inicio: confusión, distorsión, MIEDO.

Ante el aparente despiste de los anunciantes, veo mucho oportunismo, muchas ganas de “hacer el agosto” y sobre todo veo una estrategia clara para vender: MIEDO.

El miedo se llama 2.0, social media, redes sociales… todo tipo de tendencia que un anunciante no conozca, siempre es buena para meter miedo. “Si no entras ahora, nunca lo harás” escuché en un hall de un laboratorio el otro día. Que gran mentira. Me indignan estas cosas.

El miedo es una de las herramientas de venta mas poderosas que existen. Va innato en cada uno de nosotros (es muy humano), pero como agencias, no podemos cambiar la forma de comunicar de los anunciantes desde el miedo. El miedo resta, incapacita, retrasa.. y que coño, da mal rollo.

Estamos ante un cambio de era, un momento que el futuro se estudiará, creo que infundir inspiración y marcar una aspiración a los anunciantes es mas correcto que el miedo. Esto solo se consigue haciendo dos cosas: dando ejemplo y facilitando el acceso de las marcas a sus consumidores. El problema está, en que en el momento que esto  pase, muchas agencias, ya no serán estrictamente necesarias.

Para terminar lanzo unas preguntas sin respuesta:

¿que valor real tiene tu agencia para tu marca? ¿que puede hacer esta que no puedas hacer tu mismo?

… ok, te han vendido una estrategia super chula basada en eso que te pide tu jefe (2.0)… pero ¿hace tu agencia comunicación 2.0 REAL? ¿tiene ejemplos? ¿los aplica a su marca? ¿desde cuando?

Estas y otras muchas preguntas, no pueden estar sin una respuesta sostenible. Pero hay una en particular que quiero formular. Una terrible pregunta, que una vez se me ocurrió hacer en el seno de una reunión internacional de mi empresa (ex empresa) cuando hace dos años hablaban de implementar estrategias 2.0 a los clientes. Una pregunta tan incómoda como lógica. Una pregunta que es una de las razones por las que hoy ya no estoy en esa empresa (interpretación libre):

“…ok! estamos hablando de estrategias 2.0, redes sociales, social media! se nos llena la boca, tocamos el cielo con presentaciones geniales! somos grandes speakers, sobre todo ante personas que desconocen el terreno… pero de los directivos que lideran las empresas que plantean estas estrategias tan innovadoras… ¿cuantos están en las redes sociales?… de los que están ¿cuantos son activos? de los que son.. ¿cuantos se nutren de blogs?… de los que lo hacen ¿cuantos leen al día?… de los que ven varios ¿cuantos escriben uno?… Que coño! quien eres tu para venir a decir a mi marca, lo que tiene que hacer, cuando tu no lo haces para ti?”

…mucho me temo que esos directivos encargan a otros sus estrategias de la nueva era. Si es así ¿que falta hacen ellos en todo esto?… miedo, sienten miedo. Y transmitirlo,es la mejor manera de hacerse valer. Mal nos va de ese modo. Tiempo al tiempo.

PD: el autor de este blog, no solo es parte activa de casi todas las principales redes sociales, si no que aporta  semanalmente a tres blogs (incluido este), construye y comparte proyectos colaborativos a través de las redes. Aprende y se forma de la misma manera y el 70% de su actividad diaria se  centra en las mismas… y eso tan solo en su ámbito personal… Si alguien le apetece, hablamos del profesional.